TRAL es liquidez ecuménica.

La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno siente y lo que uno hace están en armonía, decía  Gandhi  y  quién no busca la felicidad.. En estos días me estoy preguntando qué me hace feliz o si en todo caso Tejiendo Redes de Aprendizaje en Línea -TRAL- aporta a mi felicidad. La respuesta fue que me tiene en un estado de liquidez.

activar

Y quizá tuve esa respuesta porque días pasados conversamos con un grupo de gente querida sobre la denominada oralidad líquida y no pude desprenderlo de lo que sucede también en este taller, en ese día y en mi íntima reflexión. Así conecté tres sentido: lo que dije, lo que pensé y lo que sentí. Aquí voy a profundizarlo un poquito más.

Zigmunt Bauman -filósofo , autor de  Modernidad Líquida(1999)-  refiere:

“En el lenguaje simple, todas estas características de los fluidos implican que los líquidos, a diferencia de los sólidos, no conservan fácilmente su forma. Los fluidos, por así decirlo, no se fijan al espacio ni se atan al tiempo. En tanto los sólidos tienen una clara dimensión espacial, pero neutralizan el impacto –y disminuyen la significación- del tiempo (resisten efectivamente su flujo o lo vuelven irrelevante), los fluidos no conservan una forma durante mucho tiempo y están constantemente dispuestos (y proclives) a cambiarla; por consiguiente, para ellos lo que cuenta es el flujo del tiempo más que el espacio que pueden ocupar… En cierto sentido, los sólidos cancelan el tiempo; para los líquidos, por el contrario, lo que importa es el tiempo… Estas razones justifican que consideremos que la “fluidez” o la “liquidez” son metáforas adecuadas para aprehender la naturaleza de la fase actual –en muchos sentidos nueva- de la historia de la modernidad”.

Quería invitarlos a  que reflexionemos sobre estos puntos:

¿Acaso no somos todos diferentes, tan distintos (cada cuál profesando su  propia religión -status quo, saberes y certezas adquiridas-) que aún en nuestras diferencias nos reconocemos en este medio digital tan líquido y tan empírico?

¿Acaso no estamos desprendidos del tiempo y del espacio , cuando cada uno desde un lugar y un momento ( su propio tiempo) se sostiene en la participación y teje desde ella?

¿Acaso no estamos en constante mutación, transformándonos en esta experiencia que nos atraviesa, nos inflama, nos hincha de nuevas miradas y perspectivas de  otros y nuevos  aprendizajes, otros sentires?

¿Acaso  no nos sentimos diferentes luego de cada intercambio, cada lectura, cada video, cada experiencia aportada por tantas aguas turbulentas o tanta infoxificación a los que aportamos  en esta red que expandimos?

¿Acaso son somos como un río, que sabemos que estamos, pero en un devenir, en la constancia del cambio en intensa la mutabilidad?

Caudal poderosísimo.

Cuarto creciente, alta marea.

Abundancia. Oportunidad.

Se vislumbra mucha pesca.

¿Reforzamos  las redes?

Digamos que cada uno es un héroe.

Según lo que leo de mi tweedeck en la tarde del día que se va, Dolors  Reig estuvo en  Buenos Aires conversando con otros especialistas sobre Educación y Tecnologías. Entres otras  visiones  muy interesantes postuló que “las tic nos aumentan, pueden  convertirnos en superhéroes o villanos”. Supongo que lo estaría diciendo en cómo podemos apropiarnos de la tecnología al modo de la antigua espada mágica para accionar en nuestras vidas: si para salvarnos o salvar al otro; para  tener ciertos actos de arrojos, de generosidad  o de vileza y egoísmos.

En otro sentido, y  mucho más en los márgenes ( el mío, no se me malinterprete), hace dos días pensaba en el ámbito de TRAL que  quienes estamos en el taller podemos también asumirnos en  un periplo, uno especial, el del héroe que  todos podemos ser. Y de aquí la razón de la entrada, porque estamos conectando un uso simbólico  por ficcional con un  rasgo plenamente real de lo que estamos viviendo. Quiero conectar cómo estoy aprendiendo a verme como esa aprendiz eterna que sé que soy con la heroína ( o héroe) que todos podemos ser, sin ánimo de presumir. Seguramente ni Carl Jung, Joseph Campbell o Chris Vogler imaginaron que el patrón narrativo de las primegenias narraciones hoy alguien como uno estaría dándole uso en relación con esta experiencia de   estar en  las aguas de  la web o si se me permite, la virtualidad.

Digamos que juntos estamos haciendo un viaje. Digamos que es preciso atravesar 12 estadios para volver re-nacidos o resucitados como he mencionado en otros lugares  interespaciales.

Hoy me visualizo  y los veo en las siguiente siete fases:

1. El mundo ordinario. Es el mundo habitual, nuestras normalidades, los ambientes que frecuentamos. Lo  que somos antes de comenzar. En algunos casos las tecnologías, las aulas, los colegas, los estudios que vinimos gestionando, los currículos, los diagnósticos, las planificaciones. Hasta la polaridad entre lo deseable y lo dado, que tironea ocasionando insatisfacción, deseos de búsquedas y encuentros pero también de quietud y confort.

2. La llamada a la aventura. Se nos presentó un desafío: empezar a integrarnos, tener la experiencia de “estudiar”, “aprender”, “hacer algo en la web” con otros colegas.

3. El rechazo  de la llamada: Principalmente por miedo a no llegar a la meta, por temor a no alcanzar el final que se propone, creímos que  ser parte de TRAL sería abandonar a mitad de camino, tuvimos inseguridades, incertezas, temores.

4. El encuentro con el mentor. Todos tenemos siempre alguien a quien agradecer. Todos tenemos un compañero, o una voz, una sola que fue lo suficientemente valiosa para alentarnos a no desistir, a cumplir con las etapas. (Yo tengo el mío, cuando llegue al final, haré mi público reconocimiento). A veces sucede que no sabemos del verdadero peso de las  palabras, pero que ellas logran cambiar la quietud por el movimiento , es verdad.

5. El cruce del umbral:  Cuando se abandona el mundo ordinario, se reconocen nuevos valores, otros escenarios, otras emociones, nuevos aprendizajes cuando ya uno empezó a ingresar al sentido de TRAL. Cuando un tralerista consigue alcanzar su primer nivel, sabe que no hay retorno. Y menos, cuando tiene un blog, y al menos, un interlocutor, remoto y desconocido que lo instaura con su lectura.

6. Las pruebas, los aliados y enemigos:  Enfrentarse a la prueba de saberse en la capacidad de ser un nodo que se dinamiza en otros,  vencer al principal enemigo que la urgencia del día a día, el tiempo, tan medible y tan escaso, la sobreabundancia, los silencios,  lo incierto: brumas. Todo supone y exige de aliados. Es el famoso acompañamiento situado. Porque en esto no se puede estar solo. Se es un héroe acá con otros. Por un lado; las condiciones de la experiencia tralera que indica que cada uno asume su viaje según sus propios tiempos y según la génesis de cada uno;  que  existen múltiples formas de acceder a lo que entre todos gestamos, que es abierto, multimodal y de libre y entera disposición para el abordaje, son suficientes aliados de los héroes que empezamos a ser.

7. Acercamiento a la cueva interior.  El héroe y sus nuevos aliados , los círculos de la comunidad, los oyentes de los blogs, los participantes de las sesiones en línea, empiezan a sentirse reconocidos unos en otros, estrechamos nuestros lazos y nos preparamos para un gran desafío.

Las  instancias que siguen son promesa. Las que vendrán las relataré cuando las atraviese.

Creo que juntos estamos por acá y cada uno va haciendo suyo un camino, un periplo surcado de un sinfín de variantes.

Si acá somos héroes, como lo somos en la vida, es porque  podemos comunicarnos, aprender  y participar  (con) otros desde la esencia de cada uno. Que acá, por lo que parece es de generosidad.

Amén.

¿Y ustedes, cómo lo llevan al periplo, héroes de su historia TRAL? ¿Cuál su etapa AT y DT?

de CenTRALidades y márgenes.

En  Tejiendo Redes de Aprendizaje en Línea soy un mínimo nodo, podría pensarme en los bordes, en los extremos. La pretensión solamente es verme por dónde ir para aprender más y de otros.

En la etapa 3 de este taller, seguimos pensándonos juntos.

Esta vez, opté por tomarme, desde mi misma marginalidad para ver qué es lo que dice mi vocecita en referencia a este maremoto que trato de surfear.

Para ver el trabajo, cliqueá en la imagen o en este link.

para ingresar a mi tacck

Por supuesto, si estás en la cresta de la ola, o debajo de ella, te espero en comentarios para que podamos disfrutarlo juntos.

La pequeña visión de un Gigante.

Como soy locuaz cuando estoy bien, y en estos días vengo un poco debilitada seré breve. Este diario indudablemente registra que somos personas, que estamos sujetos a imprevistos, avatares y situaciones que nos descubren a veces en un terreno insospechado o pantanoso ( prometo remontarme, camaradas)

La intención de esta entrada es exponer la  autoevaluación de esta etapa de ir juntos  ( ¿a la par?) que implica TRAL. 

Sin obviar el detalle cotidiano de esta etapa I y sincerarme la actividad en la comunidad ha sido en estos días atronadora. En la escasez de tiempo no me quedó otra opción que cliquear sin elegir para azarosamente leer a los compañeros de la Comunidad. Juntos a la par, esta vez me significó asomarme, avanzar sobre una hoja de ruta un poco averiada. ¿Quién dijo que aquello que planeamos iba a ir como lo deseamos? Pienso que ésto también forma parte del APA, dado  por tiempos adaptados, por caminos imprevistos, por lugares a los que llegamos a veces por  “casualidad”. Y resulta que de allí, siempre algo sumamos.

Lo cierto es que estoy aquí viéndome a mí misma sobre el qué me ocurrió en el mientras tanto.

Decía que TRAL esta vez me pareció un gigante, pero no un dios de las maldades, sino uno de representación poderosa y sabia.  Y yo,  la pequeña visitante de este gigante. 

Declaro inmediatamente que voy a ser una especie de Cronos…Es que tengo un hambre desenfrenado de lo único que  es inasible, que es lo irrecuperable: el tiempo. Tral es tan incesante como las horas, lector.

  • Mayor logro:

                avanzar a partir de pensarme en mis redes de relaciones en la cuales y de las cuales Aprendo.

  • Aprendí que antes no sabía:

                                                 que juntos traccionamos,

                                           que somos una marea de luna creciente.

  • Me sorprendió:

                                    el gigante no egoísta que es TRAL.

  • Nuevas oportunidades:

                recuperar el valor de los recorridos,  reconocer y explicitar las fuentes, en la espera de la oportunidad de  aprender.

  • Bonus track, dedicado a mis camaradas traleristas: 

Aparición en la vida de otros

Hacer memoria, en pleno siglo XXI significa reparar en las huellas digitales que vamos marcando.  En estos días miré un poco para atrás, a riesgo de convertirme en Edith, y más que todo toqueté el  teclado con la certeza de ver dónde estoy.. En fin, encontré, pero no quiero profundizar en tales marcas por estrictos motivos personales. Eso, sí:  la gráfica de lo que tengo encima, como “aparición” a la luz o en penumbras de aquellos con los cuales aprendí algo, es ésta.Imagen

Para aclarar: cuando digo #TRAL, los nombro a todos 🙂

Imagen

de marcos en el caos lúcido del aprendizaje

Sé que las personas pueden ser puentes.Diego Leal.jpg Debo confesar que cuando vi la conferencia organizada por el Instituto Iberoamericano de Educación y TIC que adjunto desarrollada por  Diego Leal Fonseca, quedé “prendIda”. Literalmente. Diego se para desde el compartir, desde el dar con una claridad conceptual admirable y desde entonces “nodos”, “conexiones”, “señales” se convirtió en la explicación que necesité para enmarcar conceptualmente  esta nueva era que estamos viviendo. Y el asunto de fondo es que sentí que  Diego hablaba de lo que yo estaba viviendo, relataba en lo que andaba, explicaba mis procedimientos de aprendizajes que venía realizando en los últimos años.

Para conocer su conferencia,  visita  este enlace Conectivismo y aprendizaje en red: te conecta a su conferencia ( o bien, clic en su  fotografía).

Gracias Diego, puro conocimiento conectivo.

Por otra parte, quiero también relacionar, conectar aquel video que subieron en OEI con este presente. Aquel marco teórico se volvió praxis cuando quienes estuvimos conectados con Diego hicimos nuestros aportes. Estos fueron los nodos  y su interacción, se puede apreciar la diversidad, la heterogenidad  de las voces de este coro polifónico de quienes integramos TRAL.

Rescato nuestros aportes sobre qué  es tejer redes y qué aprendimos, qué nos llevamos.

Ahí va el testimonio de lo colectivo. ¡Esto es pensar en redes!
qué es tejer redes

qué aprendimos en tral.jpg

qué aprendimos en el primer contacto con TRAL, marzo de 2013

naturalmente, TRAL

Imagen

Hace ya una semana participé de la reunión on line con nuestro mentor @qadmon y varios colegas que optamos por animarnos a hacer #TRAL. Noté que esa experiencia para muchos significó encender el entusiasmo y reconocernos en la motivación por la acción. En tal caso, hacer, para empezar supuso pensar esencialmente en redes y aprendizajes. Este blog, es uno de los resultados de aquel encuentro.
Personalmente, cuando decido iniciarme en un camino, previamente me planteo hasta dónde podré comprometerme -porque no me gusta la tibieza, sino, todo lo contrario- cuánto es el tiempo destinado a tener una inmersión plena en el nuevo medio.La cuestión es que en estos días, estuve yendo y viniendo en lecturas, en aportes de mis compañeros de viaje.Haber postergado la publicación de esta entrada significó estar escribiéndola en forma latente. Creo que en esto reside lo que denomino estar “traleando”
En definitiva, hoy quiero iniciar este blog para explicitar mis “movimientos”, para testimoniar por dónde camino, qué descubro al andar, de qué oasis bebo, de qué árboles tomo frutos, en cuáles paisajes me inmiscuyo, en qué ecosistemas respiro, en fin… una red natural, de la que ya innegablemente debemos hacernos cargo, porque creo que quienes estamos aquí es por un rasgo propio de nuestro ADN. Todos tenemos una chispa: todos queremos aprender más; todos sabemos que el pasaje se marca con “redes”. Así, como señala G. Siemens lo que importa ahora es saber dónde encontrar.
Y creo que elegí bien.